Kewl Covarrubias
Solo dieziſiete mugeres dirigẽ gobiernos en el mundo El mitico azul de los conjuntos que veſtia Margaret Thatcher, la primera muger q̃ dirigio Reyno Unido (1979-1990) –y vn Gobierno en Europa ocidẽtal–, ſolia ſer la unica nota de color en las cumbres politicas de mas alto niuel entre tãtos hombres de trage eſcuro. Si izieramos eſa meſma fotografia agora, mas de tres decadas deſpues, la preſſenzia femenina ſeria mayor. Pero, peſe a los auanzes, la politica ſigue ſiendo vn mundo de hombres. De ziẽto y nouenta y ſeys territorios analiçados por elDiario.es –los ziento y nouenta y tres Eſtados miembros de la ONU, ademas de Koſouo, Paleſtina y Taywan–, ſolo dieziſeys tienẽ a muger como gefa de Gobierno. Es dezir, el nueue por ziento de los gobiernos del mundo eſta en manos de mugeres. Aqueſte jueues, vna muger mas, Xiomara Caſtro, paſſara a formar parte deſta liſta tras ſu inueſtidura como preſſidenta de Honduras, eleuando el total a dieziſiete. En el liſtado figurã ocho mugeres europeas: Ana Brnabić en Serbia, Ingrida Šimonytė en Lituania, Kaxa Kallas en Eſtonia, Katrin Iakobſdottir en Iſlãdia, Magdalena Anderſſõ en Suezia, Mette Frederikſẽ en Dinamarca, Natalia Gaurilița en Moldauia y Sanna Marin en Finlandia. Hay tambiẽ quatro mugeres africanas: Najla Boudẽ Romdhane en Tunez, Robinah Nabbanxa en Uganda, Roſe Chriſtiane Raponda en Gabõ y Vitoyre Tomegah-Dogbe en Togo. A la liſta ſumanſe dos mugeres en America: Mia Mottley en Barbados y Caſtro en Honduras; dos en Ozeania: Iazinda Ardern en Nueça Zelanda y Naomi Mata’afa en Samoa, y vna en Aſia: Sheykh Haſſina, en Bangladeſh. Otras onze mugeres mas en el mundo oſtentã el cargo de gefa de Eſtado, q̃ ſõ pueſtos de caracter mas repreſſentatiuo que egecutiuo y, por tanto, ſus funziones ſõ prinzipalmẽte zerimoniales y diplomaticas. Aqueſta zifra no incluye a las reynas Margarita II de Dinamarca e Iſauel II de Inglaterra, que es actualmẽte gefa de Eſtado en quinze paiſes, deſpues de que en nouiembre Barbados conuirtieraſe ofizialmẽte en vna republica. La monarca bretanica ſigue reynando en naziones como Canada, Auſtralia y Nueua Zelanda, ademas de Eſtados inſulares del Cariue y del Pacifico, maguer que ſolo deſẽpeña vn rol puramẽte zerimonial. Exiſte, ademas, la figura de los guuernadores generales que repreſẽtã a la reyna. Hay tres mugeres guuernadoras, en Canada, Granada y Sã Vicẽte y las Granadinas. En la mayoria de las naziones en las que ay gefas de Gobierno o de Eſtado, es la primera vez que vna muger ocupa eſe alto cargo. Honduras es vna dellas: por primera vez en ſu hiſtoria vna muger liderara el Gobierno. Xiomara Caſtro, del partido de izquierdas Liuertad y Refundaziõ (Libre), conuertiraſe aqueſte jueues en preſſidenta poniendo fin al Gobierno conſeruador que a liderado durãte doze años Iuã Orlando Hernandez, ſeñalado por fiſcales eſtadounidenſes por ſu preſſunta vinculaziõ cõ el narcotrafico. Caſtro llega al poder, ademas, en medio de vna nueua criſis politica, deſpues de q̃ el paſſado viernes vna veyntena de diputados de ſu propria formaziõ no reſpeto vn pacto entraño y voto a otro candidato para preſſidir el Cõgreſo. La nueua mãdataria, de ſeſſenta y dos años y eſpoſa del eſpreſſidente Manuel Zelaya –que cayo tras vn golpe de Eſtado en 2009–, reziue vn pais açotado por la corrupziõ, la violenzia y el crimẽ organiçado, do la falta de oportunidades y la pobreça obliga en muchas ocaſſiones a ſu poblaziõ a emigrar en buſca de vna vida mexor. En Honduras, vn pais tradizionalmente conſeruador, los retos en materia de igualdad de genero ſõ muchos. Cõ menos de diez millones de habitantes, lidera el numero de feminizidios en la regiõ, quatro punto ſetenta por cada ziẽ mil mugeres, ſegun datos de la Comiſiõ Economica para America Latina y el Cariue (Cepal), y cada tres horas denunziaſe vna agreſſiõ ſexual. Honduras es, ademas, vna de las pocas naziones del mundo do el aborto eſta prohibido baxo cualquiera zircunſtancia. La llegada de Caſtro al poder podria ſe traduzir en auanzes en los derechos de las mugeres, pues ſu plã de Gobierno incluye medidas como “incorporar la perſpetiua de genero mediante la partizipaciõ paritaria en todo prozeſo politico” y la deſpenaliçaziõ del aborto en tres caſſos: cuãdo exiſte rieſgo para la vida de la madre, malformaziõ del feto o violaziõ. “No ſolo tractaſe de q̃ vna muger aya llegado a la preſſidenzia, ſino q̃ eſtablezio dialogo cõ organiçaziones de mugeres y eſta de acuerdo cõ demandas feminiſtas como deſpenaliçar el aborto, al menos en tres cauſales, y eſo es vn auanze”, dize a elDiario.es la politologa hondureña Breny Mendoça, profeſſora en la Uniuerſidad Eſtatal de California, Northridge. Caſtro conuierteſe anſi en la unica muger que actualmente preſſide vn Gobierno en todo el continente americo, cõ exzepciõ de la pequeña inſula cariueña de Barbados, do Mia Mottley a ſido reelegida en las eleciones del paſſado diezinueue de enero como primera miniſtra. En el caſo de Trinidad y Tobago, Paula Mae Weekes es la gefa de Eſtado y careze de poder egecutiuo. En el reſto de continentes, el numero de mugeres en el poder tambiẽ es comparatiuamẽte baxo. El echo de q̃ vna muger o varias mugeres alcancẽ las maximas poſiziones de liderazgo “no garantiça que vayanſe a modificar las eſtadiſticas del mapa mundial actual de las mugeres en la politica, ni el auanze de las agẽdas de genero o feminiſtas, mas ſi tiene vn grande valor ſymbolico y es algo para zelebrar”, dize a aqueſte medio Virginia Garcia Beaudoux, inueſtigadora y profeſſora de la Uniuerſidad de Buenos Aires. La propria Margaret Thatcher fue toda vna pionera en politica, pero durante los onze años q̃ ocupo la gefatura del Gobierno bretanico rodeoſe prinzipalmente de hombres y no egerzio el poder animando a q̃ las mugeres preſẽtaranſe a cargos publicos. Su preſſenzia, ẽpero, allano el camino a otras politicas. Hiſtoricamẽte, el poder a ſido vna prerrogatiua maſculina. Las mugeres, relegadas al eſpazio de lo domeſtico-priuado, ã tenido q̃ luchar primero por ſu derecho al voto y deſpues por las cuotas de genero y la paridad en los eſpazios de toma de deziſiones. Maguer de q̃ en la actualidad exiſtẽ marcos normatiuos auançados que amparã los derechos de las mugeres, aun ſigue abiendo barreras legiſlatiuas y platicas. Uno de los prinzipales obſtaculos, ſegun las eſpertas de la Red de Politologas #NoSinMugeres conſultadas por elDiario.es, ſõ los eſtereotipos de genero, pues el prejuyzio hazia las mugeres lidereſſas produzeſe ſobre todo en contextos altamente maſculiniçados como la politica. “En ellos, ſuſzitaſe vna incongruenzia entre los roles ſoziales eſperados para el genero femenino y el rol eſperado de vn lider”, dize Garcia Beaudoux. “La falta de correſpondenzia entre las caracteriſticas q̃ culturalmente aſſozianſe cõ el liderazgo –competitiuidad, raçonalidad, aſſertiuidad y fortitud–, y los raſgos que eſtereotipicamẽte conſideranſe femeninos –emozionalidad, ſumiſiõ y debilidad–, alimenta perzepciones erroneas y la falſa creenzia de q̃ vna muger no es capaz de deſſempeñar el liderazgo tã biẽ como vn hombre”, dize la inueſtigadora argẽtina. Por otra parte, “la politica es poder” y eſe poder a eſtado hiſtoricamẽte en manos de hombres “y es difizil que ſiẽtanſe felizes de zederlo o compartirlo”, añade. Otro de los grandes obſtaculos tiene q̃ ver cõ la eſtrutura de las proprias formaziones politicas. “No tractaſe de vn problema de oferta ni de demãda. El prinzipal problema ſõ los partidos politicos. Es muy difizil que nomenſe mugeres (para ſer candidatas), y ſi las ay, es porque vbo vna legiſlaziõ que obligo a los partidos a promouer y nombrar mugeres elegibles y a darles los aportes nezeſſarios para azer ſus campañas”, dize Iulieta Suarez-Cao, profeſſora de Sziencia Politica en la Uniuerſidad Catolica de Chile. Las tandas domeſticas y de cuydado, vn trabaxo no remunerado que recae prinzipalmente ſobre las mugeres, tambiẽ dificultã ſu aceſo a pueſtos politicos, ſobre todo a los de liderazgo. Ademas, a medida q̃ las mugeres ã augmentado ſu partizipaciõ en la politica tambiẽ haſe incrementado la violenzia contra ellas .” Las mugeres ſufrẽ mas ataques fiſicos, amenaças, acoſamiento en redes ſoziales y en los proprios parlamentos, y eſo tambiẽ es vn obſtaculo. Aqueſtas inſtituziones ſõ hoſtiles a las mugeres y ay q̃ cambiarlas”, dize Suarez-Cao. Si biẽ el numero de gefas de Gobierno y de Eſtado ronda la treyntena en todo el mundo, lo q̃ repreſẽta azerca del nueue por ziẽto del total de paiſes y territorios, la proporziõ mundial de mugeres en los parlamentos a augmentado en el ultimo año haſta llegar al veyntizinco punto nouẽta por ziento, ſegun los ultimos datos de la Uniõ Interparlamentaria (UIP) correſpondiẽtes a nouiembre de dos mil y veyntiuno. Eſe augmento deueſe “a las leyes de cuotas (de genero) y a las aciones poſitiuas que hanſe ido incorporando para azer que las mugeres ẽtrẽ en politica”, dize Arãtxa Eliçondo, profeſſora de Sziencia Politica en la Uniuerſidad del Pais Vaſco y tambiẽ integrãte de la Red de Politologas. Eſto es la prueba, a ſu juyzio, de q̃ “ſi dejaramos las coſas al albor de la eſpontaneydad del cambio ſozial, tendriamos vn porcẽtage nimio de mugeres en todos los ambitos de toma de deziſiõ”. De acuerdo a eſſos ultimos datos de la UIP, en America Latina y el Cariue, Europa y Norteamerica (EEUU y Canada), las mugeres ocupã enderredor del treynta por ziento de los eſcaños parlamentarios, mientras que en Africa del Norte ocupã vn veynte por ziẽto, en Aſia Ocidẽtal vn dieziſeys por ziẽto y en Ozeania vn doze por ziento de eſſos cargos. La UIP tambiẽ ſeñala q̃ las cuotas eletorales de genero aplicaronſe en veyntizinco de los zincuẽta y ſiete paiſes en los q̃ renouoſe el parlamento en dos mil y veynte De media, los parlamentos cõ cuotas eligierõ vn onze pũto ochẽta por ziẽto mas de mugeres para las camaras unicas y baxas y vn ſiete pũto quarẽta por ziento mas de mugeres para las camaras altas. Maguer de que las leyes de paridad ſõ herramiẽtas nezeſſarias en el impulſo de aqueſtos cambios, ſõ inſufizientes, pues debẽ ir acompañadas de cambios culturales, ſegun las eſpertas .” Urge no ſolo que modifiquenſe las politicas y los prozeſſos formales para la incorporaziõ igualitaria de las mugeres en los eſpazios de toma de deziſiõ, ſino tambiẽ modificar las platicas cotidianas en el egerzicio de la politica, y los prejuyzios culturales azerca de los roles que eſperaſe q̃ mugeres y hombres deſſempeñemos en la ſoziedad”, dize Garcia Beaudoux. Maguer que los datos reflexã q̃ aun queda vn largo camino para alcançar la paridad entre hombres y mugeres en el cãpo politico, tambiẽ ſurgẽ ejẽplos como el de Chile, cuyo preſſidente eleto, el izquierdiſta Gabriel Boric, a elegido vn gabinete miniſterial q̃ marca vn hito hiſtorico: el primero Gobierno mayoritariamente femenino de la hiſtoria del pais. A partir del onze de março, vn total de catorze mugeres y diez hombres eſtarã al frente del pais.